ULTIMO DIA DEL PAPA FRANCISCO EN CUBA

papa-francisco-habana-salud
En el último día de viaje, en Santiago de Cuba, el Papa ha calebrado la misa en el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre.
En la homilía el Santo Padre ha expresado el deseo de la Iglesia de sembrar reconciliación, de tender puentes, de romper muros.
El Papa ha dicho: “Queremos ser una Iglesia que acompañe a nuestra gente en todas las ocasiones embarazosas, comprometidos con la vida, con la cultura, con la sociedad”
“Nuestra revolución pasa por la ternura, por la alegria, por la compasión, que no es lástima. Nuestra fé nos hace salir de casa para ir al encuentro de otros, para compartir gozos, esperanzas y frustraciones”
“Para visitar al enfermo, al preso, al que llora y al que rie. Queremos ser signo de unidad de un pueblo noble y digno”
“El alma del pueblo cubano fue forjada entre dolores y penurias que no han logrado apagar la fé”
“Os invito a vivir la revolución de la ternura, como Maria”
En su encuentro con las familias en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, el Papa comentó:
“No hay familias perfectas, no existen esposos perfectos, ni padres perfectos, no hijos perfectos, y si no se enojan yo diría ni suegras perfectas”
“Pero la mejor herencia que podemos dejar es un mundo con familias”
Acabado el encuentro con las familias, el Papa Francisco se despidió de los cubanos agradeciendo la buena acogida de estos días y exhortando a cuidar de los abuelos y los niños porque “un pueblo que cuida a sus abuelos, a sus chicos y a sus jovenes, tiene el triunfo asegurado. ¡Que Dios les bendiga!”
Después se fué al aeropuerto para dirigirse a Washington, Estados Unidos.