“QUE DIFÍCIL ES QUE UN RICO ENTRE EN EL REINO DE LOS CIELOS” HA DICHO FRANCISCO

En la homilía, en la misa celebrada en la Capilla de la Casa de Santa Marta, el Santo Padre nos ha vuelto a recordar lo difícil que es que un rico entre en el Reino de los Cielos.

Basándose en el Evangelio del día, en el que Jesús dice: “YO OS ASEGURO QUE NADIE QUE HAYA DEJADO CASA, HERMANOS, PADRES, HIJOS O HACIENDA POR MI, SE QUEDARÁ SIN RECIBIR CIENTO POR UNO”

“Porque no se puede servir a dos señores, o se sirve a Dios o a las riquezas” ha afirmado Francisco.

“Que difícil es que un rico entre en el Reino de los Cielos”

“Cuando el Señor dona algo, se dona a sí mismo que es la plenitud. Y ese es el signo del cristiano: Buscar la plenitud, recibir la plenitud de Cristo, realizada en la Cruz” ha continuado el Papa.

Recordando a San Alberto Hurtado, santo chileno canonizado en 2.005 por Benedicto XVI, Francisco ha puesto de manifiesto que fue muy perseguido por defender a los pobres y sufrió mucho, pero ante los problemas siempre decía: `Contento Señor, contento´

“Que San Alberto nos enseñe el camino de la plenitud de Jesucristo clavado en la Cruz y a decir siempre en las dificultades: CONTENTO SEÑOR, CONTENTO” ha terminado Francisco.