“LA IGLESIA NO ES UNA COMUNIDAD DE PERFECTOS, SINO DE DISCÍPULOS EN CAMINO QUE SE RECONOCEN PECADORES” HA DICHO FRANCISCO EN LA AUDIENCIA GENERAL

Papa Francisco 198
En la Audiencia General, el Santo Padre se ha referido a la llamada que Jesús hizo a Mateo, recaudador de impuestos, considerado pecador público.
Sin embargo, Jesús le invita a seguirlo y ser su discípulo. Se sienta en su mesa y cena con él, ante el asombro de los fariseos.
“La Iglesia no es una comunidad de perfectos, sino de discípulos en camino, que siguen al Señor porque reconocen sus pecados y necesitan su perdón” ha dicho el Papa.
Francisco ha incidido en que el gesto que Jesús le hace a Mateo, es el mismo que nos hace a todos nosotros, día a día, invitándonos a seguirlo.
“La vida cristiana es una escuela de humildad, en la que se aprende a ver a nuestros hermanos con el amor y la misericordia del Padre”
El Santo Padre ha dicho que Jesús no excluye a nadie. “Él es como un buen médico que se compadece y cura nuestras enfermedades. Y no hay ninguna que no pueda curar”
“Hermanos, todos estamos invitados a la mesa del Señor, PORQUE NO HAY SANTO SIN PASADO Y NO HAY PECADOR SIN FUTURO”
Francisco ha pedido que recemos por el viaje que hará el próximo sábado a la isla de Lesbos, en Grecia, para expresar la solidaridad y cercanía a refugiados, voluntarios y a todo el pueblo griego “con la fuerza del Espíritu Santo y la intercesión de la Virgen María”