HOY LA IGLESIA CELEBRA LA CONMEMORACIÓN DE LA MUERTE DE SAN PÍO DE PIETRELCINA

San Pío se reunió con el Padre el 23 de Septiembre de 1.968, después de que los estigmas, la mala salud y las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús y de la Virgen María, marcaran toda su vida.
Había nacido en Pietrelcina (Italia) en una familia humilde, en 1.887 y desde niño fue dotado de una gran sensibilidad. A los cinco años, estando en la iglesia, tuvo la primera aparición del Sagrado Corazón de Jesús.
A partir de entonces empezó a tener apariciones de la Virgen que se repitieron durante toda su vida.
En 1.903 ingresó en los Frailes Menos Capuchinos y en 1.910 fue ordenado sacerdote y al poco tiempo volvió a tener problemas con su salud.
Fue enviado a su casa para que se repusiera y en 1.916 volvió al convento, donde dos años después recibió los primeros estigmas en manos pies y costado, después de una aparición de Cristo.
Durante el resto de su vida, durante 50 años años, los siguió recibiendo y unos días antes de su muerte, desaparecieron totalmente.
Tres días después de su desaparición, el Padre Pío entregaba su alma al Señor. Desde entonces han sido muchísimos los milagros documentados por su intercesión.
San Pío de Pietrelcina sigue intercediendo por todos los cristianos para que Dios nos ayude. AMEN