CONOCIENDO MEJOR A SAN FRANCISCO, EL SANTO HUMILDE

Sna Francisco de Asis
Como todos sabemos, nuestro Papa Francisco eligió su nombre pontifical en honor a San Francisco de Asís, cuya humildad extrema y su entrega a los pobres, caracterizó su vida.
San Francisco nació en Asís (Italia), en 1.181 o 1.182, en una familia acomodada y en la pila bautismal se le impuso el nombre de Giovanni (Juan).
Su padre era comerciante de telas y viajaba mucho a Francia, por lo que cuando fue creciendo le apodó “francesito” o Francesco.
Durante su juventud, Francisco no tenía interés ni por los negocios de su padre, ni por los estudios; tenía una vida despreocupada, y gastaba dinero con sus amigos y dando limosna a los pobres que encontraba.
Tenía veinte años y ya formaba parte del ejercito del Papa y en una batalla fue hecho prisionero durante un año.
Cuando le liberaron se puso muy enfermo y esto le sirvió para madurar y darse cuenta de su verdadera vocación: Regalaba a los pobres su ropa o el dinero que llevaba, cuidaba a los enfermos en los hospitales, ayunaba, renunció a su herencia, y fue golpeado y repudiado por su padre.
Poco a poco, empezó a tener muchos seguidores y fundó la orden de Frailes Menores a la que llamó así para mantener la humildad.
En la Navidad de 1.223, en una cueva en Greccio, montó un pesebre con animales, representando el nacimiento de Jesús.
Nunca llegó a ser sacerdote porque en su humildad no se creía digno de serlo.
Empezó a tener estigmas, por lo que siempre ocultaba bajo su raído hábito, sus manos y sus pies. Su salud estaba muy deteriorada y en 1.226, poco antes de morir, dicto un testamento a sus hermanos recomendándoles trabajar manualmente para evitar la ociosidad y dar buen ejemplo.
Murió el 3 de Octubre de 1.226 y su vida nos enseña sencillez, humildad y amor al prójimo.