Los cristianos estamos convencidos que el objetivo más digno de la comunidad humana es la abolición de la guerra.