RESUMEN DE LA HERMOSA ORACIÓN DE FRANCISCO AL FINALIZAR EL VÍA CRUCIS

Papa Francisco 164
Al finalizar el Vía Crucis del Viernes Santo, el Papa ha pronunciado esta bella oración, que aquí resumimos:
¡Oh Cruz de Cristo!, símbolo del amor divino y de la injusticia humana.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en nuestros hermanos asesinados.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los que en vez de enseñar misericordia, amenazan con la muerte.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los ministros infieles que no se despojan de sus ambiciones.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los corazones endurecidos, que juzgan, sin fijarse en sus propios pecados.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en el fundamentalismo que profana el nombre de Dios.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los que quieren quitarte de los lugares públicos.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los vendedores de armas que alimentan la guerra con sangre inocente.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los traidores que por 30 denarios entregan a la muerte a cualquier persona.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los corruptos que se venden en el mercado de la inmoralidad.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los necios que construyen depósitos para sus tesoros, mientras Lázaro muere de hambre a sus puertas.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los destructores del planeta, arruinando a generaciones futuras.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los ancianos abandonados, en los discapacitados, en los niños desnutridos.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en el mar Mediterráneo y en el Egeo, convertidos en un cementerio.
¡Oh Cruz de Cristo!, también hoy te seguimos viendo en las personas buenas y justas que hacen el bien sin buscar la admiración de los demás.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los ministros fieles y humildes que alumbran la oscuridad de nuestras vidas.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en el rostro de religiosas y consagrados, que lo dejan todo para vendar las llagas de la pobreza.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los misericordiosos que buscan la justicia y la fe.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en las personas sencillas que viven con gozo su fe y cumplen sus mandamientos.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los arrepentidos que gritan; Señor acuérdate de mi cuando estés en tu reino.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los santos y beatos que no pierden la confianza en ti.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en las familias que viven con fidelidad y fecundidad su vocación matrimonial.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los voluntarios que socorren a los necesitados.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los perseguidos por su fe, dando testimonio con su sufrimiento.
¡Oh Cruz de Cristo!, hoy te seguimos viendo en los soñadores que trabajan cada día para hacer un mundo mejor, mas humano, mas justo.
En ti, Santa Cruz, vemos a Dios que ama hasta el extremo. Líbranos del mal y enséñanos a desear la luz del bien. AMEN