LA BENDICIÓN “URBI ET ORBI” DEL PAPA FRANCISCO

Papa Francisco 164

Desde el gran balcón central de la Basílica de San Pedro, el Santo Padre ha impartido la bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo).
Después de la celebración de la Misa de Pascua del Domingo de Resurrección, celebrada en la Plaza de San Pedro, Francisco ha salido al balcón para leer su Mensaje Pascual, que aquí resumimos.
“Queridos hermanos y hermanas: ¡Feliz Pascua!”
“Jesucristo ha muerto en la cruz por amor y por amor HA RESUCITADO. Hoy proclamamos que ¡Jesús es el Señor!”
“Ante el vacío del corazón que provoca odio y muerte, solamente la misericordia de Dios puede llenarlo, para que podemos avanzar hacia la libertad y la vida”
“El mundo está lleno de personas que sufren en cuerpo y espíritu, de delitos brutales, de conflictos armados”
“Cristo resucitado indica caminos de esperanza para la querida Siria, para Irak, Yemen y Libia, para que con buena voluntad se construya una sociedad fraterna”
“Que el rostro de Cristo fomente la convivencia entre israelíes y palestinos. Que el Señor de la vida haga alcanzar una solución en la guerra de Ucrania”
“Que el Señor Jesús avive nuestra cercanía a las víctimas del terrorismo, en Turquía, Nigeria, Chad, Camerún y Costa de Marfil y lleve la paz a África, en particular a Sudán del Sur, Burundi, Mozambique y República Democrática del Congo”
“Que el mensaje pascual de Jesús se proyecte sobre el pueblo venezolano y en los que tienen en sus manos el destino del país, buscando el bien común”
“Cristo resucitado nos invita a no olvidar a emigrantes y refugiado, muchos de ellos niños, que huyen de la guerra y el hambre”
“A nuestros hermanos perseguidos por la fe, a los ancianos abandonados, a los jóvenes sin futuro, a todos, dirijo las palabras del Señor resucitado: AL QUE TENGA SED YO LE DARÉ LA FUENTE DEL AGUA LA VIDA”
“Que este mensaje consolador de Jesús nos ayude en los caminos de reconciliación con Dios y con nuestros hermanos”
Después el Santo Padre ha impartido la bendición “Urbi et Orbi” a toda la humanidad. GLORIA A DIOS, JESÚS HA RESUCITADO.