EL PAPA FRANCISCO PRESIDE EN LA PLAZA DE SAN PEDRO LA MISA DEL DOMINGO DE RAMOS

Con la Plaza de San Pedro abarrotada de fieles, se ha celebrado la Misa del Domingo de Ramos que ha presidido Francisco.

Con una meteorología favorable y una temperatura primaveral, la Plaza de San Pedro resplandecía como siempre.

En esta Semana Santa se espera un millón de peregrinos en Roma y buena parte de ellos han llegado ya para asistir a la bendición de palmas y ramos de olivo.

Francisco invitó a todos a llevar nuestra cruz con paciencia porque “Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir conmigo, que se niegue a si mismo, tome su cruz y me siga” ha dicho el Papa.

Sobre el fragmento del Evangelio que se ha leído, cuando Jesús entra en Jerusalem montado en un burro, Francisco ha comentado que “es una celebración alegre y dolorosa a la vez, porque se unen el esperanzado recibimiento con ramas y cantos y el principio de la pasión que Jesús iba a sufrir”

“Jesús no es un iluso que siembra falsas ilusiones, no es un vendedor de humo. Jesús es el verdadero Mesias” ha dicho el Papa.

“El Jesús de la Cruz es el mismo que entró en Jerusalem en medio de ramos de palma y olivo. No tenemos otro señor que Jesús, REY DE MISERICORDIA, JUSTICIA Y PAZ”

Este domingo se celebra en las diócesis la Jornada Mundial de la Juventud y con este motivo el papa ha tenido un mensaje especial para todos los jóvenes del mundo.

Después, en el rezo del Ángelus, Francisco ha tenido unas palabras de consuelo para las víctimas del atentado terrorista de Estocolmo y para la Iglesia Copta de Egipto, que hoy mismo han sufrido un atentado.

“Que el Señor convierta los corazones de los que siembran terror y violencia y de los que fabrican y trafican armas”

AMEN