PAPA FRANCISCO HA CANONIZADO A JACINTA Y FRANCISCO, LOS SANTOS DE FÁTIMA

Coincidiendo con el centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima, Francisco ha subido a los altares a dos de los pastorcitos, Jacinta y Francisco.

Como un peregrino mas, el Santo Padre ante cientos de miles de fieles, congregados en Fátima, ha recordado que “si se quiere ser cristiano hay que ser también mariano”

La multitudinaria vigilia de la velas, durante toda la noche anterior a la canonización, con la bendición de velas y el rezo del Santo Rosario, dejaba contemplar una gran explanada llena de fe y de luz.

Antes de la Misa de canonización Francisco oro unos minutos ante las tumbas de Francisco, Jacinta y Lucia, situadas en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima.

Ha habido muchos momentos de emoción en estos dos días, pero uno muy especial ha sido cuando el niño sanado por la intercesión de los dos nuevos santos, abrazó a Francisco durante la Misa de canonización.

El encuentro del Papa con el sacerdote mas anciano de Portugal, que tiene 104 años; el saludo a los enfermos a los que dirigió unas bellas palabras, o la procesión con la imagen de la Virgen transportada por cadetes de la Escuela Militar, han sido también momentos emocionantes.

De todo esto nos quedamos con las palabras de Francisco al terminar la homilía en la Misa de canonización:

“QUE CON LA PROTECCIÓN DE MARÍA, SEAMOS CENTINELAS CONTEMPLANDO EL ROSTRO DE JESÚS SALVADOR Y EL NUEVO ROSTRO DE LA IGLESIA, QUE RESPLANDECE CUANDO ES MISIONERA, ACOGEDORA, LIBRE, FIEL, POBRE DE MEDIOS Y RICA EN AMOR”

AMEN